Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘finanzas’

Finanzas en el Patio

Hemos hablado otras veces de lo poco sofisticados que pareceremos si en una típica reunión de barbacoa, mientras algunos comentan lo barato que han comprado BBVA a 6 euros, nosotros expresamos nuestra preferencia por la gestión pasiva, llevada a cabo a través de carteras como la bogleheads o la permanente.

El caso es que pasando un buen rato visionando los cortometrajes participantes en NotodoFilmFest, me he topado con Hablando en plata, echándome unas risas que quiero hoy compartir contigo. Son sólo tres minutos, pero que tres minutos más buenos.

Read Full Post »

¿Nunca te has parado a pensar como los vendedores de coches tienen unas pautas muy similares a la hora de vender un vehículo a sus potenciales clientes? Ven entrar por la puerta a su presa, les enseñan el coche en un minuto y durante otros treinta, lo sientan en la mesa y le ofrecen una cómoda y atractiva forma de pagar el fenomenal e impoluto coche que acaba de ver. El cliente sale contentísimo, sin apenas saber que se ha hipotecado por ocho años a pagar un coche… y medio.

Si no quieres ser el protagonista del anterior párrafo, vamos a ver algunas pautas que te ayudaran a desinvertir en un coche, pero a desinvertir con inteligencia financiera:

Haz una pequeña lista de lo que quieres. Un coche es una herramienta más. ¿Qué buscas en un coche? ¿Qué características debe tener? Escríbelas y tenlas a mano mientras dure la búsqueda.

Haz una primera selección. En base a la lista anterior, selecciona varios modelos que puedan ser afines a las características definidas.

Investiga su valor. Haz un primer trabajo de investigación para saber lo que vale cada modelo nuevo. Consulta en la prensa especializada, internet y pide presupuesto en los concesionarios.

Elige la táctica de los ricos. En El millonario de al lado, un fenomenal libro repleto de estadísticas financieras, podemos leer como la gran mayoría de los americanos con más de un millón de dólares de patrimonio, compran buenos coches con, al menos, cuatro años de vida. De esa forma, compran un vehículo duradero, de calidad, a la mitad de precio o menos. Esa espera también permite ver si el modelo ha salido sin errores graves de fábrica.

Prueba el coche SIEMPRE. ¿Y si cuando te pones al volante por primera vez no te sientes cómodo o no te gusta por cualquier razón?

Ahorra antes de comprar. Esta es, en mi opinión, una de las pautas más importantes. No permitas que el banco se enriquezca por tu compra. Ahorra mes a mes antes de tener la necesidad de comprar un coche y te evitarás pagar un coche al vendedor, y otro medio al banco.

Estas son unas pautas de las que estoy convencido ahora, pero que no utilicé en el pasado. Y de veras que me arrepiento. Comprar un coche nuevo puede resultar muy atractivo, pero es financieramente poco rentable. Y si cambias de coche nuevo cada tres años, se convierte en algo realmente ruinoso para tus humildes números. Desinvierte en la compra de un coche, pero desinvierte bien.

Read Full Post »

Conseguir que tus hijos confíen en ti a la hora de poder expresarte algún problema que les asalte, puede resultar bastante complicado, debido a que cuando llegan a la edad en la que se pueden meter en algún problema financiero (que es el tema que nos preocupa en este blog), suelen tener la sensación de que tienen que resolverlo de forma individual, ya sea por orgullo propio, o por desconfianza en la ayuda que pueda recibir de sus padres.

Para hacer que esta situación de desconfianza no se produzca, vamos a ver algunos conceptos que creo que nos ayudarían en tal situación:

No presiones. Los hijos adolescentes comienzan a tener un carácter difícil, pero son ellos mismos los que mejor saben cuando deben pedir consejo. Si disponen de la libertad emocional para hacerlo, probablemente lo harán.

Admite siempre que puedas tus propios errores. Si tus hijos ven en ti a alguien que reconoce sus propias equivocaciones, alguien que aprende de ellas, e incluso comparte ese aprendizaje con los demás, les será más fácil ponerse ante ti para exponerte sus propios problemas. Son gestos de humanidad que abren el camino a la confianza.

No les juzgues por cada error. Si por cada suspenso, por cada compra compulsiva, por cada pelea, por cada palabra malsonante que se le escape, por cada…, les juzgas severamente, siempre vivirán con la presión de la posibilidad de cometer errores. Cuando los cometan, los esconderán para no ser juzgados nuevamente. Muéstrate comprensivo y buscarán tu comprensión.

Menos preguntar y más escuchar. Tenemos dos orejas y una boca. Úsalas con ellos en su misma proporción. Si se acostumbran a que les oigas, irán a ti para que les escuches.

Deja que tengan la posibilidad de equivocarse. Este último punto me parece de una importancia fundamental. Cuando tomen una decisión financiera y te la expongan, préstale atención, dale el beneficio de la duda y permite que la lleve a cabo, aunque creas que no lleva razón (todo dentro de unos límites). No estés dando lecciones todo el rato. Quién sabe, quizás lleve razón y el que se equivoca eres tú.

Éstas son algunas pautas que pienso te pueden ayudar. ¿Estás de acuerdo con ellas? ¿Añadirías alguna pauta más? Por supuesto, no tienen porque ser del agrado de todos los padres, ya que cada maestrillo tiene su librillo. En mi opinión, tener largas conversaciones con tus hijos sobre temas “adultos” puede ser una de las experiencias más alentadoras como padres educadores. No dejes que tus hijos pierdan la confianza en ti, muéstrales el camino.

Read Full Post »